jueves, 28 de febrero de 2008


El alma de las cosas

Las cosas, de las cuales se afirma que carecen de alma, son dueñas de secretos profundos que se imprimen en ellas y les crean un modo de almas, especialísimo. Desbordan de secretos, de mensajes, y, como no pueden comunicarlos sino a los seres escogidos, se vuelven, con el andar de los años, extrañas, irreales, casi pensativas. Hablamos de pátina, de pulimento, del matiz de las centurias, al referirnos a ellas, y no se nos ocurre hablar de alma.

Bomarzo
/ Manuel Mujica Lainez


2 comentarios:

Cristóbal dijo...

Buen día, Andrés!

Quiero pedirte por favor un ejemplar de El sueño de los cinocefalos, no lo hallo por ninguna parte, la verdad me gusta bastante.

gracias

andrés acosta dijo...

Hola, Cristóbal, con mucho gusto te consigo un ejemplar, si me escribes a mi correo nos ponemos de acuerdo en cómo hacértelo llegar:
acosta333@gmail.com

saludos