lunes, 21 de julio de 2008


Una nota de Karla Galarce Sosa, publicada en El Sur de Acapulco:

Cuatro días de novedades literarias en el Encuentro de Escritores del Pacífico

Conferencias magistrales, presentaciones de libros, novedades literarias, la asistencia y participación de representantes de editoriales, lecturas colectivas de poesía y narrativa serán actividades que se desarrollarán del 23 al 26 de julio, durante el Encuentro de Escritores del Pacífico en la Casona de Juárez de Acapulco. Con la participación de escritores provenientes de los once estados que integran la franja costera occidental, El Pacífico escribe arranca el miércoles 23 de julio a partir de las 5:30 de la tarde se realizará la presentación del libro Cantalao, de Álvaro Solís que recibió el Premio Nacional de Poesía Amado Nervo en 2006; la presentación del poemario estará a cargo de Alí Calderón y Carlos Ramírez Vuelvas. En seguida se desarrollará la primera mesa de lectura en poesía, en la que participarán Jorge Souza, Esaú Hernández, Jesús Bartolo Bello, Carlos F. Ortiz moderada por Ricardo Solís. Para el jueves 24, desde las 10 de la mañana el escritor Rafa Saavedra ofrecerá una Charla-Taller de narrativa luego se realizará la segunda mesa de lectura con la participación de Balam Rodrigo, Erick Escobedo, Leonarda Rivera, Óscar Basave, José Mario Martín, dicha mesa será moderada por Esaú Hernández. Para ese mismo día, en la tercera mesa de lectura participarán Ramón Lara Gómez, Ulbert Sánchez, Ángel Carlos Sánchez, Paty Blake y estará moderada por Andrés Acosta. Literaturas Regionales, es el título de la conferencia que brindará Elmer Mendoza esa tarde. También se presentará la revista de literatura Blanco Móvil a cargo de Eduardo Mosches y se realizará la cuarta mesa de lectura en la que participarán Ricardo Solís, Oscar Wong, Ernesto Lumbreras, Jeremías Marquines y cuyo moderador será Jorge Souza. Para las 9 de la noche, en el bar del Puerto se ha programado la presentación del libro de cuentos de Federico Vite De oscuro latir a cargo de Álvaro Solís y Ervey Castillo. En el tercer día de actividades, Ernesto Lumbreras ofrecerá una charla de poesía para dar paso a la quinta mesa de lectura, en este caso será de narrativa y poesía. Participarán Juan Carlos Cruz, Ervey Castillo, Roberto Ramírez y Paúl Medrano que será moderada por Claudia Gámez. En la sexta mesa de lectura, que será de poesía, participarán Eduardo Mosches, Alí Calderón, Marco Antonio Regalado, Rodolfo Alonso Dagnino y la actividad será moderada por Jesús Ramón Ibarra. La programación muestra que la presentación de la revista de Literatura Alforja estará a cargo de Grissel Gómez. Luis Tovar brindará la conferencia Problemas de difusión de las literaturas regionales a las 6 de la tarde en la Casona. Después se desarrollará la séptima mesa de lectura que será de narrativa, en la que participarán Rafa Saavedra, José Dimayuga, Judith Solís y Edgar Pérez; la mesa será moderada por Juan Pablo Rochín. Aviso de ocasión, de Jesús Bartolo será presentado por Oliverio Arreola, Carlos F. Ortiz, Oscar Basave en el bar del Puerto a las 9 de la noche el mismo viernes. Para el sábado 26 a las 10 de la mañana, se realizará la presentación de la editorial Calamus y la Revista Luna Zeta por Luis Manuel Amador y Juan Carlos Cruz. Alrededor de las once de la mañana se efectuará la octava mesa de lectura de narrativa y poesía con la participación de Juan Pablo Rochín, Jesús Ramón Ibarra, Arturo de la Sota Peña, Julio Zenón; moderada por Paty Blake. José Mario Martín dará una charla acerca de la literatura de las Bajas Californias al mediodía para dar lugar a la novena mesa de lectura en la que se contará con la participación de Carlos Ramírez Vuelvas, Luís Manuel Amador, Roberto Ramírez, Claudia Gámez, Grissel Gómez y que será moderada por Rodolfo Alonso Dagnino. Para la décima mesa de lectura participarán los narradores Elmer Mendoza, Iris García, Federico Vite, Andrés Acosta, que estará moderada por Rafa Saavedra. Finalmente la conferencia Realidad y Perspectiva de las Literaturas Regionales de Sealtiel Alatriste cerrará las actividades literarias programadas.

10 comentarios:

Diego Fonseca dijo...

Mi estimado,
A veces me pregunto por qué no se pone un poco de cariño y creatividad en los textos periodísticos para muchas cosas. Entre ellas, presentar un congreso. La reproducción administrativa de una gacetilla asemeja todo a un aviso de rifa de panaderos.
Todo esto, en realidad, para decir que me dieron añoranzas de México al ver la foto. Metadiscurso. En fin...

andrés acosta dijo...

Hola, Diego:

Pues sí, acabo de regresar de Acapulco y la vista del mar abierto desde el hotel Los Flamingos, último hogar de Jhonny Weismüller (Tarzán) y refugio de John Wayne, Errol Flyn, Cybill Shepherd, es simplemente sensacional. Mucho qué decir al respecto.

Un abrazo

Diego Fonseca dijo...

Lo que es sensacional es la estatua erótica del primer Tarzán. El escultor bebió de más ese día, a la estatua la encargó una dama de sociedad enamorada del slip de Johnny y las bananas se vendían barato entonces -o las tres cosas al mismo tiempo.
Creo que sabés de qué hablo. Es hilarante.

andrés acosta dijo...

Lo que no tiene desperdicio es el arbusto con la cara de Cheeta a la entrada de la casa redonda de Tarzán. Todos los turistas se sacan una foto ahí.

saludos

Diego Fonseca dijo...

Qué suerte que nunca me considero suficientemente turista...

Suerte en Xalapa, territorio extraño. COmo el pueblo en que nací, es proclive a las exageraciones (en más de una ocasión) maravillosas.

andrés acosta dijo...

¿Dónde naciste?, por cierto. ¿Cómo está eso de las exageraciones?

Saludos

Diego Fonseca dijo...

Te lo cuento mejor por mail. Pero tiendo a creer que hay ciertos determinimos geográficos insalvables.
Lo de las exageracions de Xalapa, como del lugar en el que nací (Las Varillas) no es peyorativo sino admirable. Desconozco si yo estoy demasiado cerca --¿de seis a tres grados?-- de Xalapa y sus cosas pero Xalapa se me aparece en mi vida de tanto en tanto y como si nada. Y siempre haciendo ruido de fiesta de pueblo. O sea, jarana.

andrés acosta dijo...

Bueno, Xalapa y su excelente café. Compré un kilo recién molido y adonde iba me rodeaba una nube de olor a café. La gente decía ¿no se te antoja una taza? No conozco las Varillas

saludos, Diego

Diego Fonseca dijo...

¿Había danzón en las plazas cuando fuiste? Flipé el día que lo ví bailar en Veracruz y luego en Córdoba. A tal punto que me iba, con alguna habitualidad, a la plaza La Ciudadela, frente al mercado de artesanías. Allí se baila el mejor danzón del DF.

En cuanto a Las Varillas. Está en medio de la pampa argentina, en la provincia de Córdoba (otro grado más cerca de Veracruz). Son unas 18.000 almas a las que de todo las separa un mar de llanura. Para ir a alguna ciudad, deben cruzar un palmo de soja cortado por rutas largas y rectas. En medio, pueblos aun más pequeños que Las Varillas.

En Las Varillas deben saber que la soledad es tan angustioso como estar rodeado, en este caso, de nada. Y ella moviliza a las exageraciones. Si no hay nada a tu alrededor, algo "debés" hacer. A veces creo que la misma razón que empuja a los suicidas de Las Varillas es la que alumbra sus exageraciones artísticas. Están hechas de la misma cosa: la trascendencia, su imposibilidad suicida o su deseo artístico.
Así, el pueblo tiene o tenía o tuvo alguna vez cuatro o cinco grupos de teatro contemporáneo con cinco o seis bandas de rock, una movilización política impresionante, muchos con vocación de periodista, narrador y poeta...
Quizá, al final del día, lo mío no sea sino dos cosas: una idealización de aquel pueblo que mantengo desde años antiguos para que su recuerdo no se me escape u otra exageración propia de ese mismo pueblo --exageración doble, yo como producto de Las Varillas y mi propio recuerdo de ella.
Son largas de narrar esas exageraciones, algunas de las cuales retrato en un par de relatos.

andrés acosta dijo...

Hola, Diego

espero algún día presenciar esas exageraciones de La Varilla. No he llegado más allá de Buenos Aires, pero me encantaría. No me tocó el danzón esta vez en Xalapa, pero sí en el puerto de Veracruz y en Mérida este mismo año.

un abrazo