viernes, 13 de marzo de 2009


El monomito de Joseph Campbell

"El camino común de la aventura mitológica del héroe es la magnificación de la fórmula representada en los ritos de iniciación: separación-iniciación-retorno, que podrían recibir el nombre de unidad nuclear del monomito.

El héroe inicia su aventu­ra desde el mundo de todos los días hacia una región de prodigios sobrenaturales, se enfrenta con fuerzas fabulo­sas y gana una victoria deci­siva; el héroe regresa de su misteriosa aventura con la fuerza de otorgar dones a sus hermanos. Prometeo ascen­dió a los cielos, robó el fuego de los dioses y descendió. Jasón navegó a través de las rocas que chocaban para entrar al mar de las maravillas, engañó al dragón que guardaba el Vellocino de Oro y regresó con el vellocino y el poder para disputar a un usurpador el trono que había heredado. Eneas bajó al fondo del mundo, cruzó el temible río de los muertos, entretuvo con comida al Cancerbero, guardián de tres cabezas, y pudo hablar, finalmente, con la sombra de su padre muerto. Todas las cosas le fueron reveladas: el destino de las almas, el destino de Roma, que estaba a punto de fundar, y de qué manera podría evitar o soportar todas las aflicciones. Volvió al mundo a través de una puerta de marfil a realizar sus deberes."

Jospeh Campbell / El héroe de las mil caras


2 comentarios:

carlosjoseperezsamano dijo...

Andrés:

Andaba perdido (no como un heroe que se ha metido en un mundo desconocido por sus semejantes) sino en el mundo operativo y funcional del trabajo. No me había dado el tiempo que necesito para escribir, ni siquiera para leer.
Hoy vuelvo a tu blog con gusto, con satisfacción, con la satisfacción del héroe que regresa

andrés acosta dijo...

Bueno, esto es el regreso del hijo pródigo del taller, ojalá me envíes también algo de lo que escribas recientemente para compartirlo con los de este semestre

un abrazo