lunes, 13 de julio de 2009


Tigres de la otra noche
(Premio Hispanoamericano de Poesía para Niños 2005)
Fondo de Cultura Económica


Fragmento de una recomendable entrevista con María García Esperón, autora de Tigres de la otra noche, que se puede leer completa en la revista Cuatrogatos:

¿Cómo fue el proceso de escritura de Tigres de la otra noche? Mientras escribías los textos, ¿tenías algún destinatario en mente? ¿Qué te llevó a enviar el manuscrito a un premio de poesía infantil?

Me encontraba escribiendo Querida Alejandría cuando al “hojear” páginas web para descansar de la escritura, hallé la convocatoria del concurso. Casi sin pensar, abrí otro documento en word, paseé la mirada por la habitación para encontrar un tema y vi un pequeño tigre pegado en mi computadora, un tigre de goma que había realizado mi hijo cuando estaba en preescolar y que yo había guardado por su encanto infantil y escribí el primer poema, que es una invocación. En esa misma tarde, de un tirón, escribí los veinte poemas breves, llamaba a mi hijo y se los leía y al mismo tiempo se los enviaba a mi madre por email. Ella me llamó por teléfono llorando al anochecer, pidiendo que no se terminaran los tigres, que no se fueran… y su sentimiento me otorgó el final del poemario:

Mi tigre regresó
la otra noche…
Jamás había escrito poesía. Sí he sido lectora de poesía –mi preferida es la poesía española de la primera mitad del siglo XX, mis autores Antonio Machado, García Lorca, Miguel Hernández y Alberti, cuyas obras me sé de memoria en gran parte– pero como escritora me ubico en la narración. Sin embargo, ese momento de creación del poemario fue, y así lo recuerdo, como un instante privilegiado, un largo instante sagrado en que me fueron deparados –que así lo diría Borges– esos poemas. Tigres de la otra noche no es un esfuerzo. Tigres de la otra noche es un don. En la rueda de prensa en que se anunció que yo había ganado, manifesté: “Yo no escribí los Tigres de la otra noche, los escribieron los grandes autores a través de mí”. Lo sigo pensando. Lo pienso más ahora que en esa mañana de noviembre de 2005 en que lo dije, pues he tenido oportunidad de comprobar los efectos de esos poemas en las personas, las imágenes que les suscitan, los sentimientos que renuevan y la fuerza espiritual que poseen.


4 comentarios:

Paulina Aguilar Gtz. dijo...

Qué interesante, Andrés. He tenido la oportunidad de platicar con María por email y después de leer Querida Alejandría, su estilo como escritora me parece muy poético.

¡Saludos!

andrés acosta dijo...

Hola, Paulina, a mí me pareció que su "Querida Alejandría" es de lo mejor en novela juvenil que he leído en mucho tiempo.

un abrazo

María García Esperón dijo...

¡¡¡¡Gracias a Andrés por albergar...me en su maravilloso blog y gracias a los dos -admirados ganadores, además- por sus comentarios a mi novela!!!!!

Yo dijo...

Hola, María:

Pues qué gusto que pasees por este blog. Pienso que "Querida Alejandría" cumple con aquello a lo que un autor ambicioso del género juvenil debe aspirar y, aunque suene paradójico: escribir, simplemente, una excelente novela (sin agregarle subgénero alguno),

un abrazo

Andrés Acosta